Textiles proyectan caída de 9% este año y más despidos

20180920_081155009_bae210918-006f01.jpg_541755376
Inmersa en una crisis muy profunda, la industria textil anunció que su producción caerá el 9% en este año frente al año pasado, y que en el último trimestre se perderán más puestos de empleo.

El presidente de la Fundación Pro Tejer, Yeal Kim, afirmó en conferencia de prensa antes del inicio de la feria Pro Textil que se realizó ayer en el hotel Hilton, que el sector está “en un momento muy malo”. “Estamos preocupados por la crisis pero esperamos que esto pase”, enfatizó. Remarcó que se vive una coyuntura de “no competitividad sistémica, por factores como las altas tasas, la carga tributaria, el costo de la energía”, y que los precios de las fábricas nada tienen que ver con “los precios no competitivos que se observan en el retail”.

El vicepresidente de la entidad, Jorge Sorabilla, apuntó que “el mercado interno está diezmado” y que “hay que estabilizar la macro pero junto a la capacidad de compra de los consumidores”, y se que lamentó de que el Gobierno “no lo está sabiendo hacer”. En los últimos 30 días, aumentó un 50% la cantidad de cheques rechazados, y la demanda es la mitad en comparación con los meses de mayo o junio.

“Con estas condiciones va a haber más despidos, más suspensiones en el sector, no hay indicios de que esto vaya a mejorar”, dijo Yeal Kim. De acuerdo con datos de Pro Tejer, entre junio de 2018 y diciembre de 2015 la destrucción generalizada del empleo industrial alcanzó a más de 80 mil puestos de trabajo formales, y en lo que hace puntualmente a la cadena de valor textil indumentaria, fueron 13 mil. Si a esto se suma el empleo informal, sólo el sector textil perdió 30 mil puestos de trabajo en dicho período.

La entidad informó que durante los primeros siete meses de 2018 el sector textil registró una caída de su nivel de actividad del 8% interanual. Desde 2015, la producción se precipitó 16,4% y el eslabón de la confección registró una disminución de 17,2%. En los primeros ocho meses de 2018 el uso de capacidad instalada industrial del sector se ubica en un promedio del 54%, mientras que en 2017 era de 61% y de 68% en 2016.