Advierten demoras en la venta de bienes importados

capture-20180412-234357.png_541755376
En un hecho inusitado y sin claridad sobre los motivos, la Casa de la Moneda dejó de imprimir desde el pasado lunes estampillas fiscales de color verde, lo cual derivó en que mercaderías importadas de diversos rubros todavía no puedan ser comercializadas, aunque se encuentran en el territorio argentino.

La información surgió desde el sector importador y fue confirmada a BAE Negocios por fuentes de la Dirección General de Aduanas, mediante el envío de un correo electrónico. “En respuesta a su consulta, se informa que la tramitación de la orden de compra, que ampara la impresión de las estampillas de identificación aduanera color verde, se encuentra en la última etapa, estimando la regularización de la provisión en las próximas semanas”, detalla el texto recibido.

Acto seguido, la explicación informal detalla que “cuando contemos con una fecha cierta para reanudar la entrega de las mismas, se comunicará a todos los despachantes mediante

Sicnea (Sistema de Comunicación y Notificación Electrónica Aduanera). No está previsto entregar otro tipo de estampillas en su reemplazo”.

Desde las empresas nucleadas en la Cámara de Importadores de la Argentina (CIRA) dejaron en claro a este medio que “hace cuatro días (desde el pasado lunes 9) que existe un perjuicio porque las mercaderías no pueden ser vendidas. Si bien se produce el acto de nacionalización (ingreso) del producto, sin la estampilla colocada el importador no tiene el llamado derecho de uso (posibilidad de venta)”. Las fuentes privadas indicaron que no conocen antecedentes de este tipo en los últimos años.

No todos los sectores industriales precisan de la estampilla fiscal verde. Los segmentos afectados principalmente son los artículos electrónicos, el calzado, ropa, juguetes, o relojería. Por ejemplo, los alimentos y bebidas, limpieza y tocador tienen un régimen diferente y no están alcanzados por el conflicto actual.

En este marco, como los consumidores tienen que ver la existencia de la estampilla fiscal, si algún importador intenta avanzar en la comercialización sin ese registro con código de barras, corre el riesgo de ser eliminado del registro de importadores de la Argentina. Para dar tranquilidad al público comprador, los importadores señalaron que no es común que existan estas prácticas de venta sin estampillas fiscales.

Obviamente, sí existen casos en el mercado y desde las empresas apuntaron a la venta callejera en zonas aledañas a las estaciones ferroviarias. “Está a la vista quiénes tienen los productos truchos y dónde se los encuentran”, agregaron.