Quejas por falta de control en ingreso de productos

20180404_093806010_bae050418-018f02.jpg_541755376
En el marco general de los nuevos controles aduaneros, más digitales y selectivos, sobre las importaciones, el Gobierno no está analizando todos los casos de ingresos de mercaderías a precios de dumping, situación que golpea especialmente a sectores como el informático y el textil.

Ante una consulta de BAE Negocios, dos fuentes del Ejecutivo reconocieron ayer que “no se controlan todos los casos de posible dumping”, situación que fue planteada por referentes del sector informático a funcionarios nacionales.

Precisamente, las fuentes empresariales manifestaron que “en el caso de las computadoras de escritorio, netbooks y notebooks hay muchísima importación a precio de dumping sin ninguna verificación y en varios ejemplos, siendo tecnología obsoleta”. Desde los fabricantes explicaron que esta es una de las razones por las cuales los precios de estos productos bajaron en el mercado, además del sobrestock que existía.

A partir de la eliminación de los aranceles externos para estos bienes, no sólo Tierra del Fuego sino también fábricas del continente tuvieron que despedir más de 1.000 operarios que trabajaban en forma directa, apuntaron a este medio. Esto además se relaciona en forma estrecha con las restricciones a la información del comercio exterior, ya que como reveló BAE Negocios desde el año pasado, ni siquiera la Unión Industrial Argentina (UIA) tiene acceso a datos básicos de las compras al exterior.

Un directivo de la UIA aseguró ayer que “no se sabe cuándo hay dumping; la maniobra está clara: se pretende bajar precios vía importaciones a precios de dumping y no importan los empleos ni las empresas que se cierren”.

Desde el pasado 23 de octubre, la AFIP decidió no dar a conocer los montos en dólares detallados por operaciones, lo cual motivó la reacción de la UIA. Del nuevo esquema informativo, no solamente participa la AFIP/Aduana sino también el Ministerio de Producción, que supuestamente colabora mediante la entrega de información más desagregada pero a solicitud del demandante.

De acuerdo con el nuevo esquema, la llamada Información Agregada de Comercio Exterior contiene vía web, las posiciones arancelarias, el peso neto en kilos de importaciones y exportaciones, el precio máximo y mínimo en dólares por productos (que son denominados técnicamente “unidad estadística”); y el valor global de las operaciones. Este último punto disparó duras críticas, ya que un valor mínimo y máximo en dólares sirve de pequeña referencia pero no permite conocer el modo de ingreso de las mercaderías, y mucho menos, cómo buscar una solución a las irregularidades.

El “apagón” aduanero que comenzó en octubre apenas se mejoró con la entrega de información incompleta.