La Provincia tantea a los gremios con una oferta del 15%

vidal-1
El gobierno de María Eugenia Vidal busca no salirse de la pauta nacional. Por eso, no quiere incluir en la negociación la cláusula gatillo. Se pagaría en 3 ó 4 tramos. Primeros sondeos con los sindicatos estatales.

El gobierno bonaerense comenzó a brindar señales en relación a lo que será la negociación salarial con los gremios. Y siguiendo las pautas que vienen trazando distintos funcionarios nacionales, apunta a que el aumento para 2018 sea del 15%.

Las primeras conversaciones se iniciaron en las últimas horas, según trascendió en diversas fuentes. Ninguna negociación formal, pero de todas formas sirvió para que la administración de María Eugenia Vidal comenzara a poner las cartas sobre la mesa.

Los contactos, como ocurriera hacia fines de 2016, arrancaron por los representantes de los gremios estatales. Las versiones indican que funcionarios de Vidal llevaron un bosquejo de oferta que contempla un aumento salarial del 15% para todo 2018 en cuatro cuotas. Y como se esperaba, no prevé la vigencia de la cláusula de actualización automática por inflación como ocurriera el año pasado.

La actualización automática es un mecanismo que, casualmente, ideó el gobierno de Vidal (hay quienes se lo adjudican al ministro de Trabajo Marcelo Villegas), que incluso se trasladó a los acuerdos que cerraron varios gremios nacionales y otros tantos de la actividad privada en 2017.

Por ejemplo, el año pasado el aumento que firmaron los sindicatos estatales con Vidal fue del 18% en cuatro cuotas del 4,5% cada una. En cada trimestre la inflación superó ese porcentaje, por lo cual los empleados cobraron al término de ese período la diferencia de manera de no perder poder adquisitivo frente al incremento del costo de vida.

Lo mismo ocurrirá con los docentes. Cerraron un 21,5% para todo el año y la inflación terminó el año pasado en el 24,8%. Con los sueldos de este mes deberán percibir el 3,3% de diferencia.

Pero para la negociación de este año, la premisa en el gobierno de Mauricio Macri es que no rija esa cláusula gatillo. Consideran que no ayudará a cumplir o al menos acercarse, a la meta de inflación del 15% “recalculada” por el Banco Central porque sostienen que terminará alimentando las expectativas inflacionarias.

Esa decisión pone a la negociación un clima de tensión. Los gremios podrían aceptar ese 15%, pero reclaman tener algún resguardo por una cuestión tan clara como sencilla: no hay consultora privada que no estime que la inflación sobrepasará esa meta y se terminará ubicando en un piso del 19%.

El gobierno de Vidal aspiraba a tener cerrada la paritaria hacia fines del año pasado, pero esa intención quedó trunca en medio del cambio de las estimaciones oficiales de la inflación que modificaron los parámetros de la negociación.