Aranguren anunció la liberación del precio de los combustibles

1506403249948
El Ministerio de Energía ya comunicó a las empresas petroleras la “suspensión” del acuerdo interno que establecía una actualización de precios de los combustibles cada tres meses y liberó dichos precios a partir del 1 de octubre próximo, después de 16 años.

Esta medida obedece a que el precio internacional del crudo Brent (ayer cerró en U$S 59) se ubica por arriba de los precios sostenes que rigen para el petróleo crudo local, de 55 dólares para la variedad Medanito (liviano), y de 47 dólares para el Escalante (pesado).

El esquema de precios vigente (hasta fin de mes) establece que si la cotización del crudo Brent supera esos 55 dólares durante mas de diez días continuados, el acuerdo queda suspendido y se pasa a un mercado liberado, donde cada petrolera deberá resolver su política de precios.

Esto considerando sus costos de producción internos de los combustibles que comercializa, la cotización internacional del crudo, y la variación del dólar respecto del peso.

NO DEL TODO

Pero el acuerdo ahora suspendido podría volver a activarse si el precio internacional del Brent bajara a menos de los 55 dólares (que tiene el crudo liviano local) durante mas de diez días consecutivos, y las compañías petroleras locales formularan tal pedido al Ministerio.

Así las cosas, con lo dispuesto ayer por el MINEM no se termina de liberar el mercado.

De todas formas, desde la cartera que conduce Juan José Aranguren se recordó que el esquema de precios con ajuste trimestral (que también considera la variación del precio de los biocombustibles) “vence definitivamente el 31 de diciembre próximo”.

Hasta la comunicación de ayer a las empresas estaba previsto que los precios de los combustibles se actualizaran (a la suba o a la baja) desde el próximo fin de semana, aunque ya había trascendido que Energía preferiría que los valores actuales no se vieran incrementados al menos hasta finales de octubre por “razones electorales”.

¿AUMENTAN O NO?

A partir de esta nueva situación, cada empresa evaluará si aumenta o no sus precios a partir del 1 de octubre, tomando en cuenta sus costos económicos, la actitud de sus competidoras, y tal vez también la expectativa del Gobierno en materia política.

En principio, se esperaban que las empresas aumenten entre el 7 y el 12 por ciento el valor de la naftas por el precio internacional del petróleo y los costos. Pero lo dejarían para noviembre.

En otro orden, Aranguren exhortó ayer a las compañías petroleras a asumir “mucho mas compromiso para desarrollar todo el potencial que el país tiene en materia de producción de hidrocarburos”. Lo hizo al dejar inaugurada la Exposición Internacional del Petróleo y del Gas, organizada por el Instituto Argentino IAPG, en la Ciudad de Buenos Aires.

EL PRECIO DEL GAS

En ámbitos petroleros se admite que se espera una señal del gobierno en cuanto a una definición sobre el precio futuro del gas natural, habida cuenta que Energía no estaría dispuesta a prorrogar la vigencia del denominado “Plan Gas” que vence a fin de este año.

Se trata de un plan que garantiza precios para el gas a los productores de yacimientos convencionales. Aranguren dijo ayer que “el precio promedio (país) del gas es hoy de 4,90 dólares por millón de BTU, de los cuales 4 dólares los paga la demanda y el resto todos los argentinos (subsidio)”. Dicho subsidio a la producción rondaría los 1.600 millones de dólares y el Gobierno pretendería eliminarlo.