Ponen tope a importaciones bajo licencia no automática

BAE010416-004F01
En un escenario nacional en el que las pequeñas y medianas empresas enfrentan distintos frentes de conflicto, llegó una medida favorable. El Gobierno decidió que las importaciones bajo licencias no automáticas, o sea en los sectores protegidos de la industria, no podrá superar el monto en divisas que tuvieron en el 2015. La medida también funcionará como un freno a la salida de divisas derivada de las operaciones d comercio exterior.

Fuentes de empresarios importadores que mantuvieron reuniones con el Ejecutivo recibieron, siendo de diferentes sectores, la misma orden, según afirmaron ayer a BAE Negocios. Cualquiera de las 1.400 posiciones arancelarias de bienes, insumos o materias primas que están “blindadas” de las importaciones, podrán ingresan en un volumen en dólares este año que no supere al del año pasado, bajo la posibilidad de ser penada cualquier maniobra que tienda a violar esta normativa no escrita.

Sin embargo, desde varias cámaras de comercio exterior de las provincias han advertido que es urgente una revisión del universo de las LNA, ya que hay posiciones que la industria necesita para la fabricación nacional. El pedido ya formalizado al Gobierno es que se reduzca el número de 1.400 posiciones arancelarias, y según cálculos privados, al menos la mitad podría afectar el funcionamiento del sector manufacturero local.

Por otro lado, esta restricción sería la primer medida “no alineada” con la política de libre mercado, ya que se está poniendo un tope para la compra en el exterior que “solamente alcanza a los importadores netos, es decir que compiten”, señalaron desde el segmento importador.

Las licencias no automáticas incluyen productos de sectores como automotriz y autopartes, motos, neumáticos, maquinarias de uso general, textiles, calzado, equipos eléctricos, maquinaria agrícola, electrónicos, juguetes, papel, plásticos, siderurgia, madera, muebles y productos químicos; entre otros sectores.

El Sistema Integral de Monitoreo de Importadores (SIMI), lanzado por esta gestión en reemplazo de las cuestionadas Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (Djais), tiene el objetivo de gestionar licencias de manera ágil, simple y transparente, en el caso de las licencias automáticas, que son más de 17.000 posiciones arancelarias. Por ello, las 1.390 LNA representa solamente el 12,4% de las posiciones arancelarias, y permite monitorear a los sectores sensibles. Por su parte, el 87,6% de los productos, la mayoría de los cuales son insumos para la producción de las empresas argentinas, se podrán importar con licencias automáticas.

La decisión aún no materializada en una resolución oficial, se suma a la ampliación del plazo de validez de las licencias de importación a 180 días corridos. De esta manera, con la modificación de la resolución 5/2015, las licencias de importación pasaron de tener un plazo de 90 a 180 días corridos contados a partir de la fecha de su aprobación en el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI).

La modificación a la norma se relaciona con los segmentos industriales a los cuales se les vencían las solicitudes, antes de que lleguen los productos de importación al país. Desde empresas nucleadas en la Confederación General Empresaria de la Argentina (Cgera) dijeron que “el volumen que se está observando de importaciones en el primer trimestre es preocupante y se está midiendo el impacto en la producción y el empleo, aunque ya hay despidos y suspensiones a la vista de todos”.

Asimismo, en los rubros más sensibles siguen con atención las negociaciones con la Unión Europea y China, porque “se cae todo si se viene una avalancha de afuera”.